Bienvenido al muro de Xilos........comparte tus creaciones......



Buscar este blog

POEMA RECITADO VOZ DEL CORAZON - LETRA Y VOZ MARIA RIAL (ISSISORA)

POEMA RECITADO VOZ DEL CORAZON - LETRA Y VOZ MARIA RIAL (ISSISORA)

domingo, 30 de enero de 2011

A MEDIA NOCHE - AUTOR BURG -

Las doce campanadas de media noche resonaban fuertemente dentro de la habitación. Ésta, impoluta, ordenada, exceptuando un par de cuadros rotos y una botella de ron añejo derramado por el suelo, cuyo charco oscuro como el tizón a causa de la negra, vieja y carcomida madera, reflejaba la triste estampa de una mujer madura, de pelo castaño y rizado y con un gran flequillo que tapaban sus tristes ojos, de donde nacían dos grandes surcos de lagrimas que resbalaban por sus mejillas. Sus labios mojados por las lágrimas besaban los pies descalzos de su marido. Éste la contemplaba desde arriba con el semblante tibio y los ojos en blanco. De su cuello colgaba una cuerda sujeta a unas de las vigas que aguantaban la fuerte estructura del edificio.
BURG

En cincuenta palabras -COLABORACIÓN DE FERNANDO ROMERO- Tema: Pusilaníme y Stradivarius

Tu brazo alrededor de mi cuello.
Tu mano, que sube y baja por mi cuerpo, haciéndome vibrar.
Y yo sin embargo, ¿por qué nunca te digo que te quiero?.
¿Es mi actitud pusilánime de siempre?.
No. La razón es que un luthier nunca le pone un corazón a un Stradivarius.

En cincuenta palabras (Club Nenúfar 15-01-11) Tema: Pusilánime y Stradivarius


CLARA

En mi sueño, nuestras camas se alejaban empujadas por la marea y atraídas por la intensidad del mar. Yo, pusilánime, y ella, audaz, me animaba a seguir luchando. Su voz, genuina como la de un Stradivarius, me daba fuerzas y, finalmente, entre las dos, conseguimos vencer la resistencia del agua.

ANA

Caminaba distraído por la calle de aquella luminosa ciudad cuando percibí un sonido muy familiar: la serenata melancólica de Tchaikovsky. Un adolescente de rubios cabellos, desaliñado, sucio y pusilánime, movía el arco con desgana destrozando la belleza de la melodía. ¡Dios mío! ¡Pero si eran mis partituras y mi Stradivarius!.

CARMEN

Tiene quince años, es menuda, de aspecto frágil, intensa mirada de ojos rasgados y oscuros y dulce sonrisa, su carácter un tanto pusilánime la hacía temblar, su padre le susurró unas palabras al oído y al abrirse el telón cogió su stradivarius y empezó a tocar con una fuerza inimaginable.

PEDRO

EN BUSCA DEL RELATO PERDIDO. PARTE II

Sir Jhon Anthony siguió hojeando aquellos escritos. Al parecer pertenecían a un grupo que se hacía llamar Club Nenúfar, una especie de asociación secreta cuyos miembros practicaban la lectura y la escritura. Estaba sorprendido por la capacidad de los miembros al crear relatos con palabras tan distintas como pusilánime y Stradivarius.

ANTONIO

Ni su salud de cristal, ni sus casi noventa años, ni un día desapacible como aquel, lo frenaron. Y pese a que se podía romper como una vieja cuerda de un Stradivarius, salió a la calle, entró en la sucursal bancaria, apuntó al pusilánime cajero y se llevo el dinero.

TOÑI

SIEMPRE SE HABÍA CONSIDERADO UN PUSILÁNIME.

DE ESPÍRITU FRÁGIL E INSEGURO, SUFRÍA ENORMEMENTE CUANDO HABÍA ENSAYO GENERAL.

PARA PASAR DESAPERCIBIDO TRABAJABA DÍA Y NOCHE HASTA CONSEGUIR UNA EJECUCIÓN PERFECTA.

POR ESO NO ENTIENDE CÓMO FUE CAPAZ DE CLAVARLE SU STRADIVARIUS A LUIGI, EL DIRECTOR, CUANDO LE DIJO QUE ESTABA DESAFINANDO.

FRANCIS

Arístides Goróstegui fué hombre muy soberbio y orgulloso, jamás supo como Julio, el más inepto y pusilánime de sus cinco hijos, se disponía a interpretar al stradivarius “icarus” el concierto para violín de Mendelsohn. Nada más iniciar el primer movimiento alegro molto appassionato, una furtiva lágrima asomó entre sus párpados.